martes, 8 de marzo de 2016

//

"La tienda de los suicidas" de Jean Teulé

La tienda de los suicidas
Jean Teulé
Bruguera
Humor
160 páginas
16€
Puntuación: 3/10


Sinopsis:
Novela enormemente divertida, no exenta de humor negro, en la que el lector penetra en la tienda y en la vida de una familia dedicada a la venta de productos (sogas para ahorcarse, venenos de toda índole, armas, etc,) que cualquier suicida deber tener a mano para el momento en que decida abandonar este mundo. La familia se siente orgullosa de su trabajo y su reconocida eficacia profesional, hasta que en su seno nace una nueva criatura: un niño alegre al que entusiasma la risa.Es una novela muy divertida, ágil, bien escrita, con diálogos chispeantes.


Opinión:
Este libro es  muy muy muy corto y se lee con una rapidez y facilidad pasmosa, perfectamente se puede acabar y empezar en un día o incluso de un tirón en una tarde, además hay algo que ayuda mucho a estar siempre con el libro al lado aunque se tengan que hacer otras cosas, y es que los capítulos son cortísimos, de dos a cuatro páginas cada uno. 

La historia es rocambolesca desde un principio. Te plantan en una tienda que venden productos para suicidarse, desde mil clases de venenos hasta los típicos zapatos de cemento pasando por cuchillas para cortarse las venas, pistolas desechables y cuerdas para ahorcarse. Esta tienda es regentada por una familia que se dedica a ello desde hace muchas generaciones y se caracterizan por creer que la vida es una mierda, no merece la pena vivirla y hay que agilizar y dar garantías a la gente que se quiere suicidar. Eso sí, ellos no pueden suicidarse porque deben seguir con la tienda abierta.

Esto llega a tal punto que hasta tienen noches de guardia como si llevasen una farmacia. Además ponen la radio a cada hora, gracias a la cual nos enteramos de por qué existe esa tienda y tiene tanta clientela. El mundo está llegando a su fin, el cambio climático ha llegado a tal punto que muchos lugares que antes estaban poblados ahora son desiertos, todo escasea, todo es triste y desesperanzador, no se ve salida a la situación, todo esto además de desasosiego también genera que haya guerras, asesinatos y mil cosas más por el estilo... 

La gente solo quiere morir y ellos ofrecen el servicio. ¿Quiere morir? Perfecto, tal y como ellos dicen, no existe motivo alguno para querer vivir. La siguiente pregunta sería, ¿cómo quiere dar ese último paso? Es el último, no habrá segunda oportunidad y debe hacerlo a lo grande (si lo quiere así) y de forma elegante. Quien lo tiene claro, va allí, lo pide, se va y se suicida. Quien no, pide consejo y los propietarios van enumerando opciones con las explicaciones pertinentes... Unos son mejores para hombres y otros para mujeres, unos manchan más que otros, los hay que deben guardarse en la nevera, etc.

Rocambolesco. Mucho. Humor negro. La verdad es que si divido el libro en tres partes, la primera me dejaba patidifusa, la segunda ya sí me arrancaba sonrisas, que no risas, las cosas como son.

El meollo de la cuestión es el hijo menor de la familia, hijo que al contrario que sus padres y su hermano y hermana, es feliz, siempre va tarareando canciones felices, sonriendo e intentando que la gente termine contenta y no se suicide. Para esta familia tener a alguien así es algo así como un deshonor, no se lo puede explicar e intentan cambiarlo, pero él erre que erre quiere que la gente de su alrededor viva feliz y no parará hasta conseguirlo. 

Esos dos frentes tan opuestos chocan cada dos por tres y nos dejan escenas impactantes y divertidas. 

¿Qué es este libro? Un canto brutal a la vida, a la felicidad y al optimismo.

¿Por qué le pongo esa nota? Porque aunque se lee muy rápido y es divertido en alguna de sus partes, realmente falta una columna vertebral, algo que una todos esos capítulos y que en su tercera y última parte no deje los acontecimientos tan... No sé explicarlo, falta algo. Además, que se lea rápido no significa que sea un libro maravilloso, simplemente es una novela bastante simplona y ligera, nada más. Y sí, no lo negaré, el final me terminó de matar. No me lo esperaba y no le encuentro explicación alguna, pero ni yo ni muchos en internet que se quedan a cuadros con el final y hacen correr diferentes teorías para explicarlo, las cuales a mí no me sirven. No me gustan, es que no, ese final no sé qué narices hace ahí.

En resumen, es una lectura ligera, amena y rápida de humor, muchas veces negro. Contiene diálogos bastante acertados y sarcásticos junto a un mensaje claro: Vive, hazlo con ganas y energía, al fin y al cabo la muerte terminará llegando de una forma u otra.

0 Comentarios

Añadir comentario

    Publicar un comentario

    Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

    -Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
    -Comenta algo relacionado con la entrada.
    -NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
    -Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.